Connect with us
prueba-code

Superliga

Murió Amadeo Carrizo, gloria de River, a los 93 años

El ex arquero falleció este viernes a los 93 años.

Amadeo Carrizo, fallecido hoy a los 93 años, permanecerá en la memoria colectiva como un futbolista de elite, al que bastaba con mencionar su nombre de pila para referenciarlo y que fundó en el país una nueva escuela de arqueros.

Carrizo fue simplemente Amadeo por la grandeza que construyó en 25 años de trayectoria, de los cuales pasó 23 en River Plate. Se trató del primer arquero moderno en el fútbol argentino, creador de un estilo inédito hasta ese momento.

Nació en Rufino, Santa Fe, la misma ciudad que dio a luz al extraordinario Bernabé Ferreyra, el “Mortero”. Sus primeros pasos en el fútbol, en su ciudad natal, los dio como centrodelantero y le sirvieron para adquirir una destreza que luego pondría de manifiesto en su perfil de guardameta.

En 1945, con 19 años, hizo su debut en River y desde entonces forjó una admirable carrera que le valió el tardío pero merecido título de presidente honorario del club a fines de 2013 con la llegada de Rodolfo D’Onofrio a la presidencia.

Defendió el arco en Núñez hasta 1968, jugó 521 partidos en el club y ganó ocho títulos locales (1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957). Tuvo como compañeros a grandes próceres “millonarios”: José Manuel “El Charro” Moreno, Alfredo Di Stéfano, Ángel Labruna, Juan Carlos Muñoz, Félix Loustau, Walter Gómez, Enrique Omar Sívori, Néstor “Pipo” Rossi y Ermindo Onega, por citar algunos.

Se convirtió en el futbolista con más partidos jugados en la historia de River, por encima de Labruna (514), Reinaldo Merlo (500), Juan José López (424), Norberto Yácono (393), Oscar “Pinino” Mas (382), Norberto “Beto” Alonso (374), Loustau (367) y Ubaldo Fillol (361).

Y en el transcurso de ese largo camino refundó el concepto de arquero en el fútbol argentino. Hasta entonces, los guardametas eran simplemente atajadores, futbolistas limitados a esa tarea debajo de los tres palos, pero Amadeo se trató de un arquero integral, espejo para generaciones posteriores.

Además de su sobriedad en el arco, Carrizo impresionó con el dominio de toda el área, con su capacidad para salir y achicar el ángulo de tiro de los delanteros rivales, con su voz de mando para ordenar la defensa y con su habilidad con los pies –aquella que adquirió como número 9 en su época juvenil- para originar contraataques.

Protagonizó recordados duelos con goleadores de la época: José “Pepino” Borello y el brasileño Paulo Valentim de Boca, José Sanfilippo de San Lorenzo; Ernesto Grillo de Independiente o Humberto Maschio de Racing.

La plasticidad y la postura activa que mostraba para el puesto le granjeó el apodo de “Tarzán” en sus primeros años en el fútbol, pero tiempo después la inmensidad de su figura fue encerrada en la mención de su nombre de pila como marca registrada: Amadeo.

Por entonces, se lo señalaba como uno de los mejores arqueros de la época junto al ruso Lev Yashin, a quien enfrentó con 42 siendo jugador de Alianza Lima de Perú en un partido con Dínamo de Moscú.

El suceso de su carrera en River no fue el mismo con el seleccionado argentino y eso fue un aspecto nunca perdonado por sus detractores. Amadeo quedó marcado por lo que se conoció como el “Desastre de Suecia”, aquella eliminación del Mundial 1958 consumada con una dura goleada a manos de Checoslovaquia (6-1).

Seis años después tuvo su revancha y ganó su único título con el combinado “albiceleste”: la Copa de las Naciones en Brasil. En ella, Argentina venció al seleccionado local que contaba con Pelé y Carrizo le atajó un penal a Gerson en un recordado partido que se jugó en el Pacaembú de San Pablo. También se impuso sobre Portugal e Inglaterra y se adjudicó el torneo sin recibir goles en contra. Amadeo le puso fin a su carrera a los 44 años en Millonarios de Colombia, donde jugó 53 partidos ya como una gloria del fútbol sudamericano al que se recordará como lo describió por entonces la revista “El Gráfico”: El Maestro sin época.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Superliga

Tapia consiguió la “unión” del fútbol argentino en una foto en la que estuvo D’Onofrio

Marcelo Tinelli asumió como presidente de Superliga, y también estará a cargo de la Liga Profesional.

Claudio “Chiqui” Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunció hoy las elecciones de la institución para el 19 de mayo con el acompañamiento de River Plate y el resto de los clubes, a la vez que destacó la “unión de todos en este duro momento.

De este modo, las elecciones en la AFA se adelantarán un año, ya que el actual mandato de Tapia vencía en el 2021.

El presidente que surgirá de las elecciones completará el período no cubierto y el nuevo mandato del titular de la casa mayor del fútbol finalizará en el 2025.

“Es una tarde especial para el fútbol argentino porque le dimos continuidad a todo lo que venimos charlando, con un nuevo Comité Ejecutivo para la AFA, y sólo nos quedaba confirmar a Rodolfo D’Onofrio, que está acá al lado nuestro”, apuntó el dirigente en la asamblea de AFA que se celebró en Ezeiza.

“Este encuentro significa que todos los que pensaban que los dirigentes del fútbol estaban desunidos se equivocaron. Hoy se logró que la familia del fútbol este unida, porque nosotros nunca imaginamos que River no esté representado en esta etapa de la dirigencia de AFA”, amplió posteriormente Tapia.

El mandatario de River se mostró en discrepancia con la conducción de la Superliga, ahora oficialmente a cargo de Marcelo Tinelli (San Lorenzo), y no presentó a su equipo el pasado sábado contra Atlético Tucumán.

En ese momento, el empresario se enfrentó públicamente a Tapia, a pesar de no dar declaraciones públicas, y dejó en claro que la vicepresidencia cuarta de la AFA era un cargo poco seductor.

Sin embargo, la cintura de Tapia y el trabajo de construcción política puertas adentro del seno de la casa madre le torcieron la muñeca de D’Onofrio y esta mañana, durante una reunión mano a mano, ambos sellaron la unidad y la momentánea paz en el fútbol argentino.

Por su parte, el directivo “millonario” pidió que no se materialicen la quita de los tres puntos por la falta de presencia en el primer encuentro de la Copa de la Superliga, pero desde el entorno de la entidad le dijeron a Télam que esa cuestión está “en estudio”.

Además, Tapia colocó a Marcelo Tinelli como futuro presidente de la Liga Profesional, que se creará el 20 de mayo y ya sin la Superliga Argentina de Fútbol en pie.

“Estoy muy contento por la representación de los clubes que no estarán en el Comité pero acompañarán desde la Liga Profesional. Marcelo será el presidente una vez que terminemos con las elecciones de los nuevos integrantes el Comité Ejecutivo”, dijo.

Asimismo, Tapia aseguró que las empresas dueñas de los derechos televisivos “pagarán” los cánones acordados para este mes y que la dirigencia en su conjunto está “trabajando” para afrontar “el duro momento” que se vive por el coronavirus.

Después que Tapia habló Tinelli, quien le agradeció por “lograr la unión del fútbol argentino y por la creación de la Liga Profesional”.

“Para mi es un honor muy grande ser elegido presidente del fútbol profesional en este momento tan difícil de Argentina en particular y el mundo en general. Por eso hay que tomarse esto con calma y ver cuales son las medidas hablando con autoridades nacionales”, indicó más tarde Tinelli en una escueta conferencia de prensa.

“Evaluar los tiempos y las fechas es fundamental, porque nadie garantiza que el primero de abril se esté jugando nuevamente”, advirtió finalmente el también presidente de San Lorenzo.

Los acompañantes de Tinelli serán Cristian Malaspina (Argentinos Juniors), Hernán Arboleya (Lanús) y Mario Leito (Atlético Tucumán) como vicepresidentes primero, segundo y tercero, respectivamente. Además estarán Sergio Rapisarda (Vélez Sarsfield) como secretario general y Gabriel Pellegrino (Gimnasia y Esgrima de La Plata) como prosecretario.

Hasta ahora, los nombres de los vocales no fueron oficializados pero Tinelli adelantó que buscará “apoyo” en los presidentes de los clubes grandes.

Previo a esta reunión, Tinelli sucedió al renunciante Marcelo Elizondo como presidente de la Superliga, hasta la terminación de la Copa, con el apoyo de los 22 clubes presentes –faltaron Central Córdoba de Santiago del Estero y Colón de Santa Fe- en una asamblea de apenas cinco minutos.

El primero en hablar fue el vicepresidente de Talleres de Córdoba, Rodrigo Escribano, quien destacó el trabajo del ex CEO y del ex vice, Jorge Brito, durante su tiempo al frente de la Superliga por haberla “ordenado”.

Posteriormente, el micrófono lo tomó Leito, quien pidió por el mandatario de San Lorenzo de Almagro como nueva cabeza de la entidad y todos levantaron la mano.

De esta manera, Tapia terminó como el gran ganador en el mundo dirigencial, ya que se quedó con la Superliga y la AFA recuperó el apoyo de River.

Continuar Leyendo

Copyright © 2019 | Pasión Deportiva